Las 4 cualidades personales de los trabajadores “cohetes” para superar la crisis

Por Cristina Alvarez
Recursos Humanos RRHH Press – La Escuela de Negocios IDE-CESEM ha celebrado una sesión en la que el director general de la firma Avanzacoach, Juan Carlos Rodríguez, proporcionó una serie de consejos para afrontar una crisis que “parece no tener fin”.

Según señala IDE-CESEM, a lo largo de estos últimos años se ha constatado cómo las empresas, en su afán de rentabilidad y tratando de paliar las pérdidas económicas, no tienen inconveniente en reestructurar su plantilla despidiendo a sus trabajadores. Este clima de incertidumbre laboral ha provocado que, desde hace varios meses, el paro sea la preocupación número uno de los españoles.

Esta crisis se está alargando en demasía. En la actualidad, ser bueno en el trabajo no es garantía para no ser despedido, y eso provoca el pesimismo en la mayor parte de la población. Es en este punto donde Juan Carlos Rodríguez, profesor de habilidades directivas en escuelas de negocios como IDE-CESEM, hizo hincapié en una clara diferenciación sobre cómo encaramos nuestro trabajo.

Rodríguez se refiere, por un lado, a los “cohetes”, personas motivadas que siempre “van hacia arriba”, por otro, a los “flotadores”, aquellos que se mantienen, “viven con el agua al cuello”, vegetando para mantener el estatus obtenido con el paso del tiempo, y, por último, a los “plomos”, quienes siempre están pensando en forma negativa, lamentándose por la pésima situación en la que viven, pero que no hacen nada por remediarlo, arrastrando al resto.

Una empresa que cuente, principalmente, con estos dos últimos tipos de personas no explotan su potencial y todos pierden. La persona, porque no se realiza y no da todo de sí misma, y la empresa, porque tiene a un trabajador que no produce todo lo que debería. Esto provoca que, a la postre, estas personas acaben despedidas.

¿Cuál es la solución? El profesor Rodríguez propone las siguientes cualidades personales para estar en el grupo de los “cohetes”:

  • Aptitud. Hay que poseer capacidad y buena disposición para ejercer cualquier tarea.
  • Actitud. Ser capaz de mejorar en el día a día, superando las adversidades y los problemas que se planteen.
  • Desafío. Es la proyección que se hace a largo plazo, poniendo los cimientos para su complementación.
  • Compromiso. Dar todo lo que esté en nuestro interior para no perder nada y convertirnos en los mejores.

Según Rodríguez, “nuestra vida, al igual que la de las empresas, está regida por el poder, el control y la seguridad. Debemos demostrarnos a nosotros mismos que tenemos habilidades, valores y pasión para convertirnos en auténticos cohetes que hagan que, entre todos, podamos superar estos tiempos adversos».