El Arte de Escuchar

Vamos a la escuela para aprender a hablar y escribir, por tanto es lógico pensar que sabemos comunicarnos, sin embargo, nos educan para hablar bien y escribir bien, pero nadie nos educa, nos enseña o nos ilustra en escuchar, y menos aún a escuchar con atención, con un alto nivel de calidad. Igual que un niño en la escuela es evaluado en escritura pudiendo sacar un 10, ¿qué les impide a los profesores, al sistema educativo, que sean evaluados de igual manera en relación con la escucha?

Pensamos que comunicarnos es hablar y hablar, pero la verdadera esencia de la comunicación reside en escuchar.

Escuchar es un arte y como tal requiere dedicación y concentración. Con frecuencia oímos el ruido de la ciudad, los motores, el tráfico……. la radio, pero no escuchamos el murmullo de los pájaros, el sonido de las hojas de los árboles cuando las mueve el aire, apenas escuchamos la música porque en gran medida estamos escuchando a nuestros pensamientos, que ¡ por cierto! ocupan una gran parte de nuestro tiempo diario y con frecuencia nos llevan de un tema a otro, de una preocupación a otra, botando sin parar. Hoy sabemos que el ser humano experimenta en su mente entre 66.000 y 145.000 pensamientos diarios. Con tanto pensamiento saltando es realmente difícil escuchar. Por tanto si no cuidas tus pensamientos, sino los controlas, estos te controlarán a ti.

Escuchar es tomar conciencia, y este ejercicio permite reducir el ruido a la mínima expresión, poner el foco en una sola cosa, concentrarse y por tanto vivir el presente. Este espacio temporal es único. Cuando te concentras en una sola cosa, tu percepción del tiempo se expande, pierdes la noción del tiempo. Escuchar por tanto es un arte que te permite vivir el presente.

Y como no hay otro momento en el universo que este mismo, estarás viviendo al 100%.