Por Juan Carlos Rodríguez. Coach PCC por International Coaching Federation.

Si te encuentras por la calle a un viejo conocido y le preguntas ¿Qué tal estás? muy probablemente te encontrarás estas posibles respuestas:

¡Bieeeeen! ¡Jodido pero contento! ¡Tirandillo! ¡Ahí andamos, luchando! ¡Liadillo! ¡Currando mucho y ganando poco! ¡Más cabreado que una mona pero aguantando el chaparrón!, etc.

En 2010 leí una encuesta sobre 100 personas titulada Las cuatro caras de la crisis, en la que se reflejaba:

  • El 29% dice que se siente afortunado por su situación personal: son los conformistas.
  • El 28% son los pasotas: jóvenes egoístas, poco ahorradores y despreocupados por el medio ambiente o los problemas de los demás.
  • El 22% son los snobs: acomodados, derrochadores, muy poco ahorradores, obsesionados por mantener su nivel de vida y, además, aparentarlo.
  • El 21% son las víctimas: los parados y aquellas personas que lo están pasando realmente mal. Y curiosamente es el segmento más optimista y el que dará lugar a un nuevo espacio social.

Con estos datos podemos entender que no pase nada en nuestro país, que nadie se levante para pedir un cambio de sociedad: sólo un 21% está realmente dispuesto a dar ese cambio.

Seguramente estás harto, cabreado y cansado de luchar por cambiar las cosas en tu entorno y puede que incluso te habrás preguntado alguna vez ¿Y lo mío tiene solución? Pero te viene a la mente de inmediato ¿Cambiar yo? Para qué si estoy bien así. Ahora no es el momento de cambiar, con la que está cayendo.

Cada día veo la percepción que las personas tienen acerca de cuán difícil, o imposible, parece cambiar y, curiosamente, cuando tomas la decisión, termina siendo fácil hacerlo. Es muy común para cualquier persona, pequeños empresarios, autónomos, directivos, vendedores… en definitiva, personas que se plantean hacer un cambio, que al principio lo vean todo negro; sin embargo, una vez que dan el primer paso, su situación y su entorno cambian sorprendentemente.

Muchas personas tienen una percepción caótica de su situación personal y profesional, lo saben, pero no se atreven a dar ningún paso porque piensan que tal y como están, es más cómodo que el lugar al que quieren viajar. Sin embargo, la realidad es bien distinta, tú puedes dar un cambio definitivo a tu vida en tan sólo tres meses de trabajo.

Lee estas tres frases a tener en cuenta si quieres cambiar tu vida:

  1. Cambiar es fácil cuando tomas la decisión de cambiar.
  2. Cambiar es fácil si estás dispuesto a salir de tu zona de confort.
  3. Cambiar es fácil si te pones en manos de un experto en transformar tu vida.

Con frecuencia, muchos emprendedores y empresarios que en tiempos pasados dinamizaban la economía, ahora no saben dónde mirar para ver los frutos que antaño abundaban y, a pesar de no saber hacia dónde dirigirse, son reacios a aceptar que necesitan ayuda, cuando son precisamente los más necesitados. Dirigir una empresa implica asumir responsabilidades en relación a la vida de otras personas, sus familias, sus hijos, sus futuros, etc..

Después de trabajar con cientos de empresarios y profesionales que buscan un nuevo escenario de oportunidades en su vida he comprobado que una de las claves del cambio no está sólo en las decisiones que tomas, sino en lo comprometido que estés contigo mismo en la decisión que tomas, es decir, tu determinación en conseguir lo que quieres.

Aun así, la mayoría de las personas no consigue lo que quiere porque:

  • No sabe con claridad meridiana lo que quiere.
  • No sabe cómo conseguirlo.
  • No se compromete consigo mismo hasta el final.

Salir de la zona e confort

A menudo pensamos que, tal y como estamos, es suficiente, que ya nos motivamos nosotros solos, que no necesitamos que nos digan lo que hay que hacer y, me vienen a la mente frases como: “Madrecita de mi vida que me quede como estoy.” “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.” “Más vale pájaro en mano que ciento volando.” O afirmaciones y preguntas tan comunes y negativas como “Sí, vale, qué bien suena, pero ¿cómo se hace eso?” o “¿Cómo se consigue eso?”, sin preguntarnos realmente ¿qué estoy dispuesto a hacer para alcanzar eso que realmente estoy buscando?.

Todas estas frases, refranes, coletillas, son las mentiras que nos hemos dicho a nosotros mismos para llegar a donde estamos y por ello, para salir de esta situación, tienes que limpiar la mente de la basura que tienes y transformarla en:

  • Claridad.
  • Enfoque.
  • Energía.

Tres pilares fundamentales en el éxito de las personas. Más adelante veremos detalles de estos tres pilares.

Si realmente quieres cambiar tus resultados financieros, sociales, empresariales, debes enfrentarte a ti mismo, cuestionarte a ti mismo, aceptar que tal y como lo estás haciendo, no es suficiente.

Aceptar que uno solo no es suficiente para resolver sus problemas, es un acto de humildad que está al alcance de todos, pero sólo lo aceptan unos pocos.

Aceptar el cambio requiere de una gran valentía. Ese es el reto. Lo he podido comprobar en cientos de empresarios y profesionales autónomos con los que he trabajado y he visto cómo han cambiado sus resultados definitivamente.

Muchos de nosotros, estaremos cabreados, enfadados, indignados e incluso resignados por lo que estamos viviendo a nuestro alrededor. Sin embargo, hoy más que nunca debemos aceptar:

  1. Que yo solo no puedo resolver todos los frentes que tengo abiertos, ni hacerlo a la velocidad que requiere el cambio que necesito para vivir de otra manera.
  2. Que necesito ser ayudado: es un gran alivio y una liberación total de energía negativa.
  3. Que si no acepto ni me permito ser ayudado, mi vida seguirá siendo difícil y complicada.

Hoy ya no sirve demostrar lo bien que estamos, lo listos que somos o lo fuertes que fuimos, porque si queremos verdaderamente salir adelante, es vital rendirse al cambio y aceptar ser ayudado, especialmente en lo emocional, lo social, lo humano, que es lo que nos hace exitosos.

Especialmente en el área en la que no recibimos nunca formación, el dinero, que no es lo mismo que las finanzas, sino el dinero y sus consecuencias, porque aunque ya no es el gran motivador que nos impulsaba en el siglo XX, establecer una relación equilibrada con el dinero es fundamental para que llegue a tu vida. Y esto requiere de un cambio de paradigmas, de patrones de pensamiento y de sentimientos en relación con él.

Durante muchos años de mi vida pretendía demostrar que yo solo era suficiente, que no necesitaba a nadie para ser exitoso, sin embargo, me di cuenta que solo es más difícil y estresante. Hoy más que nunca me rodeo de personas comprometidas, que me enseñan donde están constantemente mis oportunidades, mis desafíos y mis áreas de mejora y me indican con claridad dónde debo trabajar para ser extraordinario en mi campo.

Si quieres llevar una vida diferente y poder disfrutar del camino empresarial mientras además disfrutas con tus seres queridos y tus compañeros de viaje, ¡date el permiso de ser guiado por el camino más fácil!

Aprovecho para comunicarte que he lanzado un programa de sesiones exploratorias dentro de mi programa de coaching TRANSFORMACIÓN TOTAL que puedes disfrutar durante los próximos 5 días para conocer dónde está el auténtico desafío al que te enfrentas en tu día a día y que cambiará definitivamente tus resultados.

Pincha en el botón hoy mismo y verás cómo puedo ayudarte…. ¡Está a tu alcance disfrutar de una vida de bienestar y prosperidad!


PINCHA AQUÍ Y SOLICITA AHORA TU SESIÓN EXPLORATORIA >>