Por Juan Carlos Rodríguez. Coach PCC por International Coaching Federation.

Los monjes budistas meditan horas seguidas sobre la compasión y está demostrado como este enfoque en la meditación provoca resultados asombrosos en el comportamiento de las personas. Es conocido del resultado de un estudio en los años 80 que reflejó una importante disminución de acciones violentas en la ciudad de Nueva York cuando un número determinado de personas, realizaron meditaciones conjuntas aunque no desde el mismo lugar, en relación a la compasión. Los resultados asombraron a la comunidad científica.

El Dalai Lama dice: “El problema humano básico es la FALTA de COMPASIÓN. Mientras este problema subsista, subsistirán los demás problemas. Si se resuelve, podemos esperar dias más felices”.

Cuando tengas ese momento de claridad y no tengas miedo a la ira, el odio y el miedo podrás acceder al amor y la compasión hacia ti misma. En el amor y la compasión no hay reglas, puedes darlo y recibirlo, completamente y nunca hay que tener una regla al respecto, simplemente fluye.

La compasión es un acto de generosidad y entrega hacia la otra persona sin condiciones. Nos ayuda a sentir a la otra persona como a un hermano, como a un alma que también se está desarrollando espiritualmente a través de este cuerpo material y físico.

Aprendiendo a mostrar el amor a través de la compasión haremos que las personas puedan sentir el amor en sí mismas y estaremos permitiendo que nuestra sociedad sea más generosa y compasiva.

La acción compasiva

La nueva energía que llega en esta era a nosotros, es una energía benevolente y amorosa que pondrá en evidencia la sombra y la oscuridad que durante muchos años hemos tenido en nuestro planeta.

Las empresas hoy cada vez tienen una actitud más generosa y benevolente hacia sus empleados, aunque es cierto que queda mucho trabajo por hacer. Durante muchos años nos hicieron creer que lo más importante era el cliente y ahora nos damos cuenta que si nuestro equipo, si nuestros colaboradores y seguidores no se sienten amados, útiles y reconocidos no podrán reaccionar compasivamente hacia sus clientes, socios, compañeros, etc.

La acción compasiva nos permite generar atenciones especiales, cuidados personales, relaciones amorosas, solidaridad y generosidad, humildad y espíritu de equipo. Sirve para alentar al compañero cuando no puede afrontar solo un reto. Siempre poder mostrar la cara humana y el lado sensible que hay en cada uno de nosotros.

Con la acción compasiva damos a nuestro entorno un ejemplo de amor y no de miedo. Es el elemento faltante que está comenzando a ocurrir y va a cambiarlo todo. La confirmación en ti permitirá que tú veas en ellos también la compasión.

Está más allá de la visión y comenzarás a comprender la paz que hay en ti porque dejas de competir por los recursos, frente a los demás.

La compasión crea soluciones porque nos permite ver. Vivíamos en un planeta sin visión y está cambiando ante tus ojos este nuevo escenario. Hoy aunque no es noticia en las portadas y titulares de los noticiarios mundiales, hay infinidad de acciones compasivas a pequeña escala que provocan el cambio a nivel planetario.

Estamos reescribiendo la compasión. Estamos comprendiendo todos que hay soluciones buenas en la compasión que nunca se han pensado antes y que están esperando a ser implementadas por ti. Nuevos paradigmas están llegando a nosotros donde podrémos desarrollarlos.

Hemos tenido guerras por miles de años entre nosotros y ahora estamos aprendiendo a compartir la compasión. Despierta a tu nueva visión ante esta evidencia.